¿Y si hay sexo? ¿Y si me enamoro? Ya lloraré mañana

¡Hola Mis Chic@s Molon@s!

Nuevo post en COSMO.

Perdonadme porque la semana pasada os fallé y no tengo excusas. Aunque si me disculpáis, que sé que lo haréis, os confesaré que ando un tanto desconcertada estos días, como desorientada, sin rumbo y en el lodo. Bueno, lo del lodo es broma, que tampoco estoy tan mal. Vuelvo a marcharme a Chicago y estaré seis mesecitos por ahí. Retorno para continuar mi aventura, esa que deje a medias por un sueño que finalmente no se cumplió.

Y a poco menos de un mes de mi partida me atormenta un dilema del que quiero haceros partícipes. Os cuento. Hay un chico, más bien un hombre, que acaba de entrar en mi vida como un elefante en una cacharrería y poniendo mi mundo patas arriba. Nos conocimos hace dos semanas una noche en la que yo iba ciega como un piojo y todo me la pelaba. Tantísimo, que cuando vi a ese empotrador disfrazado de cowboy, no me temblaron las piernas ni me sudaron las manos y me acerqué a él sin miedo. Le dije Aupa (hola en euskera) y empecé a tocar brazo y pechito para rodearle mientras bailaba en plan sexy y le desabrochaba los primeros botones de su camisa de leñador, hasta que me suplicó que me detuviera, que me estás poniendo malo (oséase; on fire) y que lo que quería era secuestrarme y llevarme al hotel a hacerme no sé qué cosas.

Me imagino que el plan no era tejer una bufanda entre los dos, intuyo que lo que querría sería follarme a lo bruto como si no hubiera mañana, pero entre el ruido, unas cosas y otras, no me enteré de la copla. El caso es que ese macho tenía compromisos y no podía atenderme esa noche.

-Me he quedado sin batería (Éste es de los míos, pensé). Dime tu teléfono y mañana te llamo. Me lo repitió lentamente, yo asentí como lo hacen los borrachos, y se despidió de mí hasta mañana. No daba un duro, esa es la pura verdad, pero al día siguiente me escribió.

-Hola Pepita, no sé si sabes quién soy ni si recuerdas que me diste tu teléfono. Flipé en positivo y le escribí.

-Claro que le recuerdo caballero, es usted el cowboy que conocí en el garito de ayer. Lo del “usted” es un resorte al que recurro de cuando en vez para darle un toque de treatralidad a la situación, una chispita a la vida, que si no el paso por este valle de lágrimas es un coñazo de padre y muy señor mío. Bueno, la historia es que no me acordaba demasiado de su rostro, aunque si recordaba que estaba muy muy buenorro y que había intentado desnudarle como si fuera una pervertida en un local de striptease. Le dije que me pasara alguna fotillo, que no me acordaba mucho de él. Con un par. Las fotos me gustaron y nuestras conversaciones me convencieron para quedar con él.

Así es como este cowboy, al que conocí en la penumbra de aquel garitazo de rock, ha aparecido en mi vida. Es más vasco que la txapela y la ikurriña juntas, algo que como bien sabéis, no puede pirrarme más. Tiene, no ocho, sino dieciséis apellidos vascos. Y no, no me los he aprendido todavía, que son muchos y muy largos.

Pongamos que se llama Iker. Es un lobo de mar, músico, amante de la montaña y tiene unas cuantas primaveras más que yo. Luce dentadura profident y se gasta unos brazos que como todo lo tenga así de duro, me muero del gusto. Carne de montaña, nada de gimnasio, que a mí los que se machacan a pesas en el gym, nasti de plasti. Y tiene unos ojos tan bonitos y tan penetrantes que le comería todo. Y digo que le haría y le comería porque resulta que me tiene a pan y agua y aún no ha habido sexo. Bueno, besitos y tocarnos sí, que tampoco somos dos extraterrestres, pero nos lo estamos tomando con calma.

Salvajemente carismático, me da a mí que tiene más horas que un piloto, pero a la vez se le nota que tiene el corazón de los buenos tipos. Comparte conmigo la pasión por el mar y está conmigo en esa obsesión tan mía de bailar alrededor del mundo. Pero lo que más me gusta de él es que no es un cobarde, que va por la vida con un par de huevos, pisando fuerte, se muere por vivir y no le asusta el hecho de que yo sea un poco locatis. Sambenito, que por cierto, ya no hay manera de quitarme, aunque tampoco lo pretendo porque no espero que la mayoría de la gente me entienda, sería una locura que lo hiciera. Tengo la teoría de que en el mundo de los locos el cuerdo es el loco. Tomároslo cómo queráis.

¿Y dónde está el problema pensaréis? Pues la jodienda está en que yo me las piro en breve y no sé si tiene algún sentido continuar con este affaire para el que hay cuatro posibles escenarios y no sé si me convence alguno de ellos. Veamos.

a) Que él se pille y yo no: Mal, porque a mí no me va nada eso de hacer sufrir a los demás y no tengo ningunas ganas de joderle al lobo de mar.

d) Que los dos nos pillemos. Pfffff, pues fatal también, porque yo me voy (insisto, por si se os olvidaba el pequeño detalle) y aunque tengo billete de vuelta, estas cosas nunca se saben. Una, cuando se va, sabe cuando y adónde se marcha, pero los planes no son inamovibles y todo puede ocurrir. Para más INRI, a mí la distancia me da repelús, urticaria y un acojono que no veas. Y ya se sabe, Amor de lejos, amor de pendejos.

favorite

b) Que él no se pille ni yo tampoco: Creo que casi sería la mejor opción para que no hubiera damnificados. Cenamos, paseamos, nos vamos a la cama, jiji jaja, que bien que nos caemos, qué guay que follemos, pero al final vemos que de lo que tenemos al somos amor hay mucho trecho, que no somos lo que estamos buscando. Fenómeno, de puta madre, así nadie sale escaldado. Pero claro, seguir pa ná es tontería. ¿No creéis?

c) Que yo me pille y él no. Esta opción sería la gran putada, porque yo en el fondo, si me pillo, -que me he pillado poquísimas veces, pero cuando me pillo, me pillo a lo grande- soy una moñas de campeonato y lo pasaría fatal. Ya me veo yo en Chicago, llorando a moco tendido, gastándome una pasta en conferencias para llamar a mi amiga Marta y macharcarla con la preguntita de los cojones ¿Se me pasará? Ya me veo también tirando de Tinder como una posesa y follando cual enajenada de la vida para entretenerme y que se me pase de una puñetera vez lo del vasco. Pfffff, casi que ni me arriesgo.

Así que amig@s, no tengo ni pajolera idea del modus operandi que procede en esta ocasión. No sé si seguir quedando, o dejarme de tonterías. Si follar o no follar. Si chupársela o no chupársela. Si cortar por lo sano o abandonarme en cuerpo y alma a lo que tenga que suceder, y si hay hostia, ya lloraré mañana.


¿Qué hago chic@s molonas? Decidme algo, por favor no me abandonéis, no medejeís sola en esta encrucijada del amor.

¡Feliz Sexo!

NO CREO EN LA CIENCIA, SÓLO EN EL AMOR, LA MÚSICA Y EL SEXO. P.D.:Y EN TODOS SUS COMPAÑEROS DE VIAJES

Sígueme en:

Twitter https://twitter.com/PepitaLaNuit

Instagram https://instagram.com/pepitalanuit

Cómo marcarse una de dirty talking (decir guarradas en la cama) sin caer en el ridículo más absoluto

¡Hola Mis Chic@s Molon@s!

Nuevo post en COSMO.

¿Sabéis de qué eso del dirty talking? Os doy unas pistillas. Oh sí sí, no pares sigue sigue, más rápido, mmm qué rico, ¿todo eso es para mí? qué grande la tienes… He aquí solo unos ejemplos de lo que es el dirty talking, o lo que  es lo mismo, soltar cochinaditas varias en la cama. A mí personalmente el dirty talking me pone mala, aunque tampoco hay que pasarse. Depende de la confianza, el momento y la gracia de cada cual. Alguien sugirió alguna vez que “la mejor forma de llegar a los ovarios es por la trompa de Eustaquio”.

oreja_dirty_talk

La mayoría de la gente no es consciente de que el cerebro es el órgano sexual más poderoso que la naturaleza nos ha brindado. Decir o escuchar palabras dotadas de una fuerte carga erótica estimula la transmisión de dopamina, que como sabéis juega un gran rol en la excitación sexual. Cuando hablamos, respiramos fuerte, jadeamos o gemimos, estamos acariciando el cerebro de nuestro amante y encendiendo el interruptor de su imaginación. El lenguaje soez y obsceno en la cama es uno de esos ingredientes afrodisíacos que aumenta el placer un potosí, así que decirle lo que te dejarías hacer por sus manos, por su boca, lo que tú le harías, con o sin su permiso, es una excelente manera de darle al ON.

Decid dirty things, sed un poco guarrillos. Sed insolentes y utilizad vuestra genialidad verbal para encender al otro.

Hombres vs mujeres

A los hombres les encanta la comunicación erótica y todos son unos guarros en la cama, al menos esto es lo que me confesó el otro día entre copas uno de ellos. Decirle gorrinadas y cositas calientes a vuestro hombre incrementará su ego, y eso es bueno para él, para los dos. Se sentirá deseado, pletórico, pleno y tú también. Confiésale lo muchísimo que te gusta como te toca, el sabor de su piel, el tacto de sus manos, que te enciendes con su cuerpo rozando el tuyo, su pene atravesándote, dile cuánto te enloquece su olor. Otro amigo me confiesa ahora mismo mientras hablamos por Facebook que esto del lenguaje obsceno a la hora de follar es una cuestión psicológica que denota perturbaciones mentales severas por parte de los que lo practican.  Al menos eso creo yo. A mí me pone mogollón.

Por el contrario, la mayoría de mujeres no se siente cómoda con el dirty talking. Os confieso que a mí me incomoda con un desconocido que de buenas a primeras me suelta la primera guarrada que se le pasa por la cabeza, pero cuando ando cachonda y hay confianza me pone de lo lindo que me dediquen palabras incendiarias. Cuando conoces un poquito más al otro, yo prefiero que el hombre me folle (unas veces duro, otras vainilla) y me hable sucio. Creo que a nosotras no nos pone tanto el lenguaje soez porque nos sentimos como putarrangueras en manos de clientes que ni nos aman ni nos desean, o quizá porque creemos erróneamente que al permitir y ser destinatarias de ese lenguaje sucio, ese hombre no nos respeta. Por eso las féminas preferimos hacer mutis por el foro durante el acto y gritar, gemir o jadear – que tampoco está mal, a ver si va a parecer que se están follando a una muerta-. Creo que deberíamos hacer oídos sordos a estos convencionalismos y dejarnos seducir por esas beldades indecentes que él (o ella) tenga a bien decirnos.

Hombres y mujeres, seducíos con la voz, ruborizaos a través de la fuerza de la palabra.

Arrancamos

Está claro que cada pareja tiene sus preferencias sexuales y es posible que el dirty talking no funcione para todas ellas. Puede que el arte de hablar sucio no sea lo vuestro, pero personalmente os animo a que lo probéis. Si no os gusta, pues a otra cosa mariposa, pero que no os lo tengan que contar. Si sois novatos en incursiones de este tipo, empezad con algo no demasiado subido de tono. Un precalentamiento del tipo “Llevo todo el día pensando en ti ” o “¿Qué quieres que te haga?” es una buena forma de dar vuestros primeros pasos en el dirty talking.

Eso sí, una advertencia. Todos podemos decir cosas en la cama, pero en la cama no se puede decir cualquier cosa. No way José. Si estamos follando, demasiado piropo cansa, demasiada palabra abruma y pasarse de la raya puede dejar el ambiente helado. Algunas palabras lanzadas desde la más ferviente pasión pueden ser recibidas como patanes insultos o intolerables faltas de respeto. Si la pareja no está en la misma onda, un ¿a que te gusta zorrra? es un ejemplo que me viene como anillo al dedo para explicar como una loca noche de sexo puede acabar en tragedia griega. Así que antes de hablar sucio, hablad.

 

Top ten guarradas

Esto del dirty talking es como todo; para gustos los colores. Cualquier opción puede ser válida y extremadamente excitante. Si este vocabulario indecoroso y no apto para delicados lo acompañamos con gemidos, jadeos o el sonido de nuestra agitada respiración, lograremos acelerar el frenesí de nuestra pareja. Aunque se llame dirty talking, no necesariamente han de ser todo palabras obscenas, ni mucho menos. Se trata de deshinibirse en la intimidad de esas cuatro paredes y de eliminar cualquier tabú que pueda haber entre los dos.

Frases como un encantador “quiero hacer contigo lo que la primavera hace con los cerezos” o un codicioso “dame lo mío y lo de mi prima” son suficientes para entenderse y ponerse a andar juntos y revueltos hacia los placeres del dirty talking. Pero para conocer los top ten, tomad buena nota:

 Estoy (muy, súper, mega según el grado de acaloramiento que se lleve encima) cachond@/mojad@/caliente/perra/verrac@: Esta frase es estándar, tanto si se es novato como si sois el Marqués de Sade del dirty talking, y siempre, siempre, siempre funciona.

 Me encanta que me (beses, chupes, toques, acaricies, beses, comas) mi (lugar del cuerpo a la que se ha de prestar especial atención como genitales, pezones, piernas, culo, ombligo, pechito, etc.): Ideal para crear intimidad y que el ambiente vaya in crescendo.

• Insultos: Las palabras malsonantes del tipo perra, zorra, cerdito, cabrón, hijo de puta son bienvenidas, pero a la vez puede ser sumamente peligrosas, más que nada porque pueden cortar el buen rollito y joder el momento, en el peor de los casos para siempre. Permitidme por ello que os sugiera que negociéis estos términos previamente a la sesión. Como soltéis un perra cuando no toca podéis cagarla, pero bien. Dar por hecho ciertas cosas, también.

• El tono de voz y el cómo se dicen las cosas es altamente importante y la voz ha de modularse según la ocasión. No podemos ordenarle al otro “arráncame las bragas y cómeme entera” como quien llama a Movistar. Un poquito de actitud, por favor.

• Oh pon-aquí-su-nombre, oh, Cómo me pones pon-aquí-su-nombre, cómo me pones: Muy básico pero no falla.

• Que parte del dirty talking gire en torno a echarse unos jajas mola, pero no nos pasemos de graciosos que esto no es el festival del humor. Aquí hemos venido a follar.

 Me encanta tu pon-aquí-lo-que-te-encanta-del-otro: Hacer cumplidos acerca de su cuerpo o desempeño será excitante. Es de buena educación y saber estar reconocer las bondades y el buen hacer del otro.

Decir guarradas no es igual a narrar lo que va aconteciendo. Lo siento, pero tampoco es el momento para marcarse un monólogo sexual.

•Para calentarles a ellos: La tienes tan (dura, grande, colosal). Halagar su pene diciendo lo grande o lo duro que es (casi) siempre es un éxito garantizado.

 Y el básico hazmelo/fóllame (duro, fuerte, pero ya, ahora mismo) de toda la vida: Vale para todos los sexos y apenas salgan estas palabras por la boca, daos todos por follados.

En definitiva se trata de hablar sinceramente sobre lo que siente de verdad. Si nos inventamos y decimos guarradas por decir probablemente en lugar de caldear el ambiente lo que haremos es el ridículo. Eso sí, no os cortéis y expresad vuestros deseos con todo lujo de detalles. Si quieres que te ponga a cuatro patas, díselo. Si lo que te apetece es que te enseñe el culo, házselo saber. Si te vuelve loca que te lama los pezones o te coma las tetas, coméntale sin pudor. O que ella se quite las bragas, se toque y se corra para ti. Hablad por esa boquita.

Un poco de dirty talking y que se corra la voz.

talk dirty

Mmmm

¡Feliz Sexo!

NO CREO EN LA CIENCIA, SÓLO EN EL AMOR, LA MÚSICA Y EL SEXO. P.D.:Y EN TODOS SUS COMPAÑEROS DE VIAJES

Sígueme en:

Twitter https://twitter.com/PepitaLaNuit

Instagram https://instagram.com/pepitalanuit

¿Tu (ex) ligue está missing in combat? Hombres que desaparecen sin decir ni mu

¡Hola Mis Chic@s Molon@s!

Nuevo post en COSMO.

Hace unos días de copichuelas por el barrio le pregunté a una amiga ¿Qué tal con el chorbo? Enseguida se le puso cara tristona y de mala gaita y me dijo Pues todo genial, pero genial genial, quedamos el viernes, le escribí el sábado.¿A ti te ha contestado? Pues a mí tampoco. Pobrecita mía, menuda carita llevaba.

No sé si os ha pasado alguna vez. Conoces a alguien y parece que tu empotrador por fin ha llegado. Lo tiene todo, bueno casi todo, tampoco te flipes que todos los hombres, absolutamente todos (salvo mi padre) tienen sus taras. Piensas Oh, es un ángel caído del cielo (alguien lo ha puesto ahí para que tú lo disfrutes). Es como ese príncipe azul en el que habías dejado de creer allá por los años noventa. Él es monísimo, bueno, educado, listo (que no listillo), sientes que se interesa de verdad por ti. Todo va como la seda, te llama, quedáis, folláis fenomenal, os vais a comer por ahí, habláis de todo, y a él le encanta cuando le haces manchitas de babitas en su camiseta mientras te duermes en su pecho. Y tú, que no eres precisamente afortunada en las cosas del querer, estás flipando (me he repetido, lo sé) y estrepitosamente te enajenas como una romanticona mega chutada de hormonas de la felicidad.

Alguna amiga, en silencio, piensa Menuda hostia se va a pegar la pobre. Será envidiosa la tía. Hasta que de repente un día ese hombre, contra todo pronóstico, desaparece. Tachan tachan, abracadabra pata de cabra. Antes estaba y ahora ya no está. ¿Cómo te quedas? ¿Qué pasa que además de dedicarse al marketing es mago y le van los truquitos de magia que no tienen ni puta gracia? En plan Ahora me ves, ahora ya no me vesY tú, con tu carita entre atea de la vida y de pastel de boniato te preguntas ¿Pero por qué? ¿Qué coño ha pasado?¿Qué he hecho mal? No entiendo nada. Es que no entiendo nada. Ni lo entenderás amiga, pero esto de pirarse a la francesa es un arte muy masculino y tienes que estar preparada. Puede que tú seas la siguiente que sufra la bomba de humo del amor. No me gustaría que adolecieras más de lo estricta y humanamente necesario.

El tema no es que se las haya pirado, el quid de la cuestión es que el muy descarado se las ha pirado sin decir ni mu. No enloquezcas, no le busques porque no eres su viuda ni nada por el estilo, se ha ido porque le ha dado la gana.

WantedPoster

¿Te queda claro? ¿Sabes contar? Pues él ya no cuenta contigo.

Antes de continuar quiero dejar dos cuestiones muy claras. Hay una cosa que se llama educación y la que (erróneamente) presupongo a todo el mundo, pero va a ser que no. La gente que vale la pena y que se va, da igual donde, da igual porqué, se despide. Más allá de la educación -cosa que estoy, estaba segura que todas las madres del planeta enseñan a sus hijos- hay una cosa que se llama valor, pelotas, ovarios, lo mismo me da que me da lo mismo. Para el que o la que no tenga muy claro de lo que estoy hablando, la valentía es esa determinación personal que muy pocos tienen para enfrentarse a situaciones arriesgadas, difíciles o que no son precisamente agradables.

Dicho esto, el tema es que aunque pueda tener un pollón que te haya llevado al cielo del éxtasis carnal/sexual, no tiene pelotas o se las ha dejado olvidadas en la barra de algún bar. Decide irse sin decir ni mu porque no quiere darte ninguna explicación, no la vales. Pero..¿Cómo lo hacen? Ni idea. ¿Por qué? A eso sí sé responderte. Porque no le interesas una puta mierda. Repito, no le interesas una puta mierda. Además de por maleducado, cobarde y porque no le interesas, repetid conmigo, una-puta-mierda, su desaparición también puede deberse a alguno, varias o todos los motivos siguientes:

Ha perdido tu teléfono: ¿Todavía te crees esta excusa?

Cree que eres demasiada mujer para él. Jajajajajaja

Mucho prometer y después de metido nada de lo prometido. Puede ocurrir y ocurre que después de metértela, todas esas promesas bonitas que te susurraba seductor y gentil al oído, mientras te empujaba la cabeza hacia sus partes bajas, se desvanecen, igualito que él. A la próxima no te creas las palabras, interpreta los silencios y presta atención a los hechos. La mayoría de gente miente y los hombres son capaces casi de cualquier cosa por meterla en caliente. Hechos, no palabras.

Ha (re)aparecido otra: En los tiempos del Tinder, la posibilidad de conocer a alguien está a golpe de pulgar. Ya sabemos que ellos nos dan prácticamente a todas, por lo que es muy probable que después de quedar contigo haya quedado con otra que le haya molado más que tú. Sin más.

swipe

Está muy liado, no tiene tiempo. Esta excusa me irrita bastante y aveces, con gente que no me importa, la utilizo para excusarme de la forma más barata y miserable que conozco. Oye, que las tecnologías no son lo que eran eh. Antes llamar era un suplicio porque o eras el rico del pueblo o te tocaba hacer cola a la noche para llamar desde casa del vecino, que te pasará con la operadora de turno y ésta a su vez hiciera conexión con algo o alguien y de ahí te ponían en contacto. Luego, la persona estaba o no estaba. Manda huevos, aquello era una desesperación. Así que total para decir que pasabas o que aquello no era lo que esperabas entiendo que no merecía la pena el esfuerzo. ¿Pero ahora? Un mísero whatsapp no se le puede negar a nadie. Básicamente el rollo de estoy muy liado, no he tenido tiempo huele a chamusquina y a excusa de garrafón. Querer es poder, casi siempre.

No quiere compromisos (y tú estás presionando): A ver, que igual tú con tu desmelenada agitación emocional te has venido muy arriba y a la primera de cambio instalas tus menesteres en su casa, te comportas como una loca del coño, te entrometes en las noches con sus amigos, quieres conocer a su madre y ya estás manos a la obra con el álbum de la que seré vuestra familia. En ese caso no me extraña que haya huido. Esas cosas no se hacen, te lo tienes merecido.

Tiene pareja. Tanto ellos como ellas desaparecen después de sentir satisfecho su ego. Le has gustado un rato, lo ha pasado bien mientras ha durado, pero eres una distracción en su vida, un paréntesis, una suerte de kit kat emocional. Si por el contrario has catado su cama, (casi) puedes descartar la opción del adulterio; aunque hay much@ listill@ por ahí bambando. ¿Quién te dice que no es su segunda morada/picadero donde lleva a sus conquistas extra maritales?

Le ha abducido un extraterrestre o la ha palmado súbitamente: Lo primero ni de coña, lo segundo es científicamente posible, claro qué sí, aunque estadísticamente improbable. Si crees que el motivo de que se haya volatilizado es que ha muerto, ponle una vela y déjale descansar en paz. También puede ser que haya desaparecido en combate. Como Chuck Norris.

Chuck_Norris_Men_436929

Se la fumas. Disculpadme que insista, pero esta es la única verdad absoluta, aunque te joda y auqneu yo sea un poco cansina con el temita. Y hasta aquí puedo leer. Probablemente te pases más tiempo del estrictamente necesario en bucle diciendo Es que no entiendo, no entiendo. Si me decía que me echaba de menos y que tenía muchas ganas de verme y hace cuatro días que se ha quedado mudo. Para, deja de llorar y de lamentarte, por favor. No hay nada que entender, estas ante un Expediente X que ni Mulder y Scully tendrían la clarividencia de esclarecer.

No te me ralles desentrañando su inesperada desaparición, no hallarás respuesta que se te antoje lógica. No pierdas más tu tiempo, simplemente se ha esfumado haciendo mutis por el forro. Que conste que yo soy del cara a cara de toda la vida de Dios, de coger el toro por los cuernos, de decir las verdades y los sentimientos a la cara, pero algunos aprovechan la tecnología para esconderse detrás de una impersonal pantalla en lugar de dar la cara. ¿Tanto cuesta un cobarde sms o whatsapp, incluso un irrisorio post it diciendo Te dejo, todo esto fue un error. Toleraría mejor un Me las piro vampiro, incluso Sabes contar, pues no cuentes conmigo. ¿Pero la nada más absoluta, el silencio  de los corderos? Sin comentarios. Sin más amiga mía, asúmelo, acéptalo y hazlo con serenidad. No te queda otra.

¿Solución?

Ten una mijita de dignidad y no le vuelvas a escribir ni a llamar: Si eres débil te animo a que le elimines; procede al bloqueo inminente en redes sociales. No para joderle a él, recuerda que a él se la pelas, sino por ti, para que no te tires todo el día husmeando en lo que no te importa. Tampoco querrás cagarla una noche loca en la que vas como lmis amigachas las majaras de Las Grecas y te de por liarla parda y enviar un mensaje suicida. Si alguna vez te ocurre esto, escríbeme a mi mejor. Prometo callarme como una p…

shhh

Deja de pensar en él, él hace tiempo que se olvidó ti. No me seas panoli.

A rey muerto, rey puesto. A otra cosa, mariposa.

A volver a tinderear y déjate querer, mujer déjate querer.

¡Feliz Sexo!

NO CREO EN LA CIENCIA, SÓLO EN EL AMOR, LA MÚSICA Y EL SEXO. P.D.:Y EN TODOS SUS COMPAÑEROS DE VIAJES

Sígueme en:

Twitter https://twitter.com/PepitaLaNuit

Instagram https://instagram.com/pepitalanuit

He conocido a alguien

¡Hol@ Mis Chic@s Molon@s!

Nuevo post en COSMO.

Hoy os vengo breve, pero intensa. A veces, como hoy, me avergüenzo de lo que hago, esto de escribir marranadas todas las semanas para entreteneros y mantener vivas vuestras mentes calenturientas. Y es que he conocido a alguien.

el_diario_de_noa_573958531_322x215No sé chicas, me da como apuro que ese alguien sepa que me saco las castañas del fuego con mis relatos pornográficos y relatando mi vida amatoria-sexual. Que sí, que somos (soy) mujeres modernas y de nuestro tiempo, pero a veces una no quiere desvelar que escribe en un blog de sexo. A ver si se piensa que soy una guarrilla, que lo soy, pero no de primeras.

Pero os insisto, he conocido a alguien. Inmediatamente reflexiono. Cuando después de una cita quedas con una amiga y le dices He conocido a alguien, estás diciendo una de las mayores mentiras de la Humanidad. ¿Has conocido a alguien en un día? Conocer a alguien requiere toda una vida, y a veces, ni siquiera toda una vida es suficiente. A veces la gente se muere sin ni siquiera saber quien es, sin haber sentido, sin haber querido, sin haber vivido. ¿Cómo coño vamos a conocer a alguien en una noche loca si tardamos lo que no está escrito en conocernos a nosotr@s mismos?

He conocido a alguien. ¿Qué esconden esas cuatro palabras que no quieren decir nada y que a la vez, quizás, están diciendo mucho más de lo que un@ pretende? Para mí He conocido a alguien= Que te ha gustado, que te ha llamado la atención. Has conocido a alguien a quien te apetece seguir conociendo, saber de sus luces y sus sombras, lo que le hace temblar, lo que no le gusta, lo que le da miedo. Has conocido a alguien a quien quieres cuidar, con quien quieres seguir follando, si es que te lo has follado ya. Alguien que te despierta curiosidad y unas locas ganas de perderte junto a él por los garitos de la ciudad, y una vez acurrucados en una cama hasta ahora extranjera para ti, también tienes ganas de perderte por los confines de su cuerpo, recorrerle de arriba abajo y que él te diga lo bien que hueles, lo bien que sabes. En fin, que te gusta. Te gusta y punto. Son los retales de un idilio que aún no ha empezado. Puede que jamás empiece, pero qué bonito es mientras dura.

Después de conocer alguien te pones a pensar por qué te gusta. Porque es delicado, porque es guapo, porque te provoca ternura, porque es bueno, porque te excita, porque renunciarías un poquito a tu libertad por estar cerca de él, porque te gustaría saber cómo es despertarte a su lado, porque a su lado te sientes en paz, porque te duermes en sus brazos y le miras toda la noche. Porque no tienes que esconderte, porque no pretendes ser lo que no eres, porque tampoco niegas lo que te susurra tu piel o te dicta tu corazón. Porque todavía es demasiado pronto, tanto que te sientes estúpida sólo de pensarlo, pero te gustaría ser su casa y que él, fuera la tuya. Por eso y por muchas otras cosas que aún no sabes pero no quieres perderte.

Y es que cuando dices que has conocido a alguien en verdad estás conteniendo el mar en una botella. Tus pies descalzos tienen ganas de probar la sal de ese mar ajeno que ayer no existía y hoy se desmelana ante ti. Tu piel, y si eres valiente, tu alma, se mueren por zambullirse en esas aguas desconocidas para ver adonde te lleva su marea, qué cimas por ollar, qué tierras por conquistar.

Pero esto, perrillas, ya lo sabéis de sobra.

No hay nada mejor en en estos tiempos de desencanto que corren que conocer a alguien. Y que te guste. Y que tú le gustes a él, claro. Sino el cuento es una puta mierda. Eso es lo que pasa cuando conoces a alguien. No a un alguien cualquiera. Sino a alguien como tú.

Al menos eso dicen.

¡Feliz Sexo!

NO CREO EN LA CIENCIA, SÓLO EN EL AMOR, LA MÚSICA Y EL SEXO. P.D.:Y EN TODOS SUS COMPAÑEROS DE VIAJES

Sígueme en:

Twitter https://twitter.com/PepitaLaNuit

Instagram https://instagram.com/pepitalanuit

 

Guía para tener el chichi bien lubricado

 ¡Hola Mis Chicas Molonas!

Nuevo post en COSMO.

Ya comentamos los efectos colaterales de algunos hombres empotradores, como mojar las bragas de las mujeres mas duras y exigentes del planeta. Pero no todas lubricamos como toca y cuando toca. Ya sabéis que cuanto más húmedo tengamos el chichi, si nos hace pepsi cola mejor que mejor, más placentero será el sexo.

¿Te notas el chichi apagado? ¿No hay manera de lubricar como Dios manda? Tranquila y don´t panic. Sabed que nosotras también podemos tener gatillazos, qué os pensabais. La sequedad vaginal y la incapacidad para humedecerse cuando el cuerpo pide salsa se conoce como trastorno excitatorio femenino, el equivalente a esa disfunción eréctil que hace que al hombre se le quede el pene como una longaniza cruda y flácida (ya sabéis de lo que hablo). Los puñeteritos cambios hormonales que nos sacuden durante etapas como el embarazo, la lactancia o la menopausia pueden jodernos la marrana en lo que respecta al nivel de lubricación de nuestras respectivas pepitillas. Qué os voy a contar que vosotras no sepáis.

Para aquellas de vosotras que tengáis el negocio más seco que la mojama, hay recursos para aumentar la lubricación vaginal. Y no, no hablo de que os unten todo el coño de mantequilla como le embadurnaron el ano a la pobre Maria Schneider en El último tango en París, al menos no en contra de vuestra voluntad. Cómo los pille los mato, al cabrón del Marlon y al Bertolucci. ¿Vosotras no?

Violacion-Brando-Codigo-Nuevo

Con la sequedad vaginal, además de complicarle el trabajo al pene, ya que no entra igual, el sexo os podrá resultar un coñazo en lugar de reportar una enorme alegría al cuerpo. El pene, en vez de deslizarse deliciosamente, ha de hacerse un hueco en tu cueva a trompazos y trompicones. No es justo tampoco para el pene, no se lo pongas más difícil y déjale entrar suavecito.

Lo ideal sería que nosotras mismas pudiéramos producir la suficiente humedad, pero… ¡Consejos, para qué os quiero! Tomad buena nota para darle alegría a esas sequedades vaginales que no molan un pelo.

    • Un buen polvo siempre debe ir precedido por unos jueguecitos preliminares. Antes de que os la metan en caliente, que os horneen hasta alcanzar vuestro punto de cocción. Véase aquí una breve guía de los más acertados.

      Mila-Kunis-y-Justin-Timberlake-en-la-cama-en-Con-derecho-a-roce-2011

    • Además de preservativos juguetones, usa lubricantes, los hay para dar y vender como en botica: Los lubricantes han pasado a ser amiguitos imprescindibles presentes en cualquier mesita de noche que se precie. Gracias a la industria de los juguetes sexuales, podemos añadir a nuestros juegos de alcoba sabores, olores y propiedades afrodisíacas que ni os imagináis. No seáis antiguas y dejad el ya demodé tarro de vaselina.

    • Bebe agua a discreción: Tomad al menos dos litros de agua al día.  Esto aumentará la lubricación vaginal porque la misma depende del líquido que ingerimos. Si hidratas tu cuerpo, hidrataras la vagina. Be water amiga.

    • Utiliza productos especiales para la zona: los jabones mondos y lirondos de esos de cuerpo, especialmente los antibacterias, resecan el chichi mogollón, ergo disminuyen la lubricación. Mejor usa jabones íntimos de los que anuncian en la tele.  Cualquiera vale.

    • Cuida tu alimentación: llevar una dieta sana es importante para la salud, por eso es necesario incluir todos los alimentos incluyendo las grasas, porque son necesarias para producir eso que llaman estrógeno, responsable de favorecer la lubricación. Si llevas una dieta muy baja es grasa es posible que tus partes no te rieguen del todo bien.

    • Deja a un lado el estrés: Ya está bien con el rollo del estrés, cambia el chip. Además de alterarte en demasía, cuando hablamos de sexo, las tensiones y los estados de estrés son el enemigo público número uno de la excitación. Relájate coño.

¡Casi me olvido! Otro motivo de sequía puede que sea que la persona con la que estamos no nos convence del todo, aunque nuestra cabecita loca piense que sí. Si te entran calores por dentro y por fuera y cuando te toca te pones como una moto, es que el tipo te pone. Si no es así, hay algo que huele a chamusquina en el ambiente.

Por un sexo húmedo y un chichi bien mojadito.

¡Feliz Sexo!

NO CREO EN LA CIENCIA, SÓLO EN EL AMOR, LA MÚSICA Y EL SEXO. P.D.:Y EN TODOS SUS COMPAÑEROS DE VIAJES

Sígueme en:

Twitter https://twitter.com/PepitaLaNuit

Instagram https://instagram.com/pepitalanuit

¿Habéis follado en fin de año? Yo síííííííí

¡Hola Mis Chic@s Molon@s!

Nuevo post en COSMO.

Feliz, felicísmo año a tod@s. Pero qué requetebien que ha empezado el año (¿no estáis de acuerdo?), hacía siglos que la cosa no empezaba así de bien. Sí, he follado en fin de año. ¿Vosotr@s? La verdad es que ya me tocaba, porque llevaba yo unas semanitas, siempre es demasiado para mí, sin mojar el churro y sin que me la metieran bien metida. ¡Qué gusto por el amor de Dios! Os cuento perrillas.

Salí preparada para pasarlo en grande, darlo todo y follar. El chichi bien rasuradito, axilas y piernas depiladas, y me puse unas bragas decentes y rojas con su suje a juego. Salí de casa de muy buen rollito y me invadió un intenso espíritu navideño y follador. Esto os lo digo porque muchas veces las cosas se consiguen según la actitud que se tenga, ya me veis.

En Nochevieja me tomé unos vinos antes de cenar con una amiga, esa con la que redacté mi particular lista folladora, y en la que más de uno se ha reconocido. La muy putilla me dijo que estaba un poco bastante harta de mí porque últimamento todo eran peros a la hora de ligar.

“Pepita, te presento tíos buenos y a todos les ves algo, nena tienes un problema. Que si le huele la barba (pues te aguantas), que si le huele la boca (pues tragas aire y no respiras), que si le huele la polla (pues tápate la nariz y todo pa dentro).”

Me hice prometerle que esa noche me dejaría de tanta gilipollez y si había uno que me hiciera tilín, iría a por él, le oliera lo que le oliera. A tragar y punto. Pues bien, después de las uvas, de quedarme muerta con el vestido de la Pedroche, de interpretar magistralmente Se nos rompió el amor de tanto usarlo, de morrearme con todas mis amigas y amigos presentes en el guateque de fin de año y de grabar chiquicientos Mannequin Challenge (¡Ay qué bien lo pasamos che!), nos fuimos de fiesta. Y ahí estaba el buenorro del bar, por todos los Santos! Qué tío tío, vamos tiarrón, qué brazos, qué carita de brutote, qué culito, y qué ojos. Tenía unos ojos que quitaban el sentido, vamos, para comerle toda la polla, y precisamento eso es lo que hice. No al momento, sino en la intimidad de su alcoba. Ainsss qué bien me lo pasé.

En cuanto a edores, he de confesarios que gracias a Dios no le olía nada de nada. Ligamos un ratito, me invitó a una copichuela que me dejé entera porque si bebía más potaba (Esto de potar sin preaviso ya me ocurrió con un titi que me gustaba hasta las trancas. Yo creo que justo en el momento en que él iba a meterme el morro y besarme apasionadamente, a mí va y me da por potar. Muy acertada, si señor. Desde entonces, procuro que no me invadan los vómitos justo cuando menos lo espero y en el momento más inoportuno). Hasta que me dijo. ¿Nos vamos? No sabéis la emoción que me invadió. ¡Hoy follo, hoy follo!

Y vaya si follé, de lo lindo. En cuanto llegamos a su casa, nada más cerrar la puerta me empotrón contra la pared. Literalmente (bravo!!!!! mi chichi hacía palmas, ole, ole, ole). Me lanzó a la cama y empezó a besarme por detrás mientras me quitaba la ropa. Luego me dio la vuelta y me recorrió enterita, Nos pusimos a retozar como leones en la selva. Folleteo, musiquita, folleteo, charleta, folleteo, musiquita y cigarrito..hasta que nos quedamos dormidos en plan novios que se quieren y se desean hasta infinito y más allá. Vamos, en plan cucharita, pero a lo bestia. Aquí ya surgio el primer pero, con lo bien que iba la noche, coño. Chicas, que a mí me flipa la cucharita, pero es que me estaba asfixiando, el chaval me roncaba en el odio, suave, pero me roncaba.

Al día siguiente yo me levanté con ganas de más jarana, vamos lo normal de toda la vida, lo que viene ocurriendo desde que el mundo es mundo y lo que cualquier hijo de vecino hace después de tirarse toda la noche follando con otra persona: follar otra vez, pero de día. Aquí vino el segundo pero. Me acerqué a él, nos besamos. Me gire y le arrimé el culete a la cebolleta. Cuando empecé a notar que aquello se empalmaba raudo, veloz y tieso me volví a girar de nuevo y me puse encima de él, ya rozándome contra todo su ser en plan guarrilla.

sobre-elY entonces va el colega y me suelta

¿Qué haces?-

Y yo le dije como preguntándome, preguntándole, preguntándonos -¿Follarte?-

Y va el colega y me vuelve a soltar -Ah no, a mi es que por la mañana eso de follar como que no me va. ¿Mejor un café?

¿Es broma? ¿Perdona? ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡OMG!!!!!!!!!! Vamos a ver alma de cántaro, ¿de dónde has salido tú? Tu madre no te ha enseñado que al día siguiente toca jarana, que al día siguiente hay que arrimar cebolleta o chichi sí o sí y darle al fornicio? Vale, las madres no enseñan estos asuntos, pero la obligatoriedad del polvo mañanero es una norma no escrita entre gente de bien que se folla mutuamente de noche, duerme o intenta dormir junta y se despierta en la misma cama. Vamos, eso es así de toda la vida de Dios. A ver, que lo del café, desayunar juntitos y charlar de lo humano y lo divino mola, pero no sin que antes me den lo mío en formal de polvo mañanero, juegos sexuales, magreos, toqueteos, besos.

polvomananeroNo tardé mucho en pirarme, porque me tocaba asearme e irme de comida familiar para inaugurar el año y porque además, yo al día siguiente de…, si no follo me entra cortociruito y no sé que hacer. Hace unos días me escribió un whastapp para quedar a tomar un café. Jajaja, me parto ¡Y dale con el café de las narices! ¿Estás de broma? Lo siento bonito, pero no. Never again. Además de hacerme sentir como una buscona y una putilla cualquiera, me quedé con cara de pastel de boniato. Y con un buen calentón, que ahora paso de que me quites tú.

¿Y vosotr@s, qué tal?

¡Feliz Sexo!

NO CREO EN LA CIENCIA, SÓLO EN EL AMOR, LA MÚSICA Y EL SEXO. P.D.:Y EN TODOS SUS COMPAÑEROS DE VIAJES

Sígueme en:

Twitter https://twitter.com/PepitaLaNuit

Instagram https://instagram.com/pepitalanuit

Las canciones más cachondas que hablan de sexo oral. Chúpate esa

¡Hola Mis Chic@s Molon@s!

Nuevo post en COSMO.

Ya sabéis vosotr@s, que de tont@s no tenéis un pelo, que el sexo vende más que la Coca Cola. Y es que desde los albores de la Humanidad los trovadores más macarrillas y románticos se han empeñado vehemente en cantar en sus letras al saludable y lujurioso arte del sexo. Mientras algunos compositores sueltan marranadas de manera deslenguada, otros tantos se acurrucan veladamente en una infinidad de placeres venéreos, y también de lo más marrano. Por ejemplo, el sexo oral. Ese que nos gusta más que a un tonto un lápiz.

Precisamente ahora mismito me lo acaba de comer muy pero que muy bien, y desde que he salido de casa para escribiros no hago otra cosa que pensar en el sexo oral. El chupa chichis en cuestión es Rubén, mi último descubrimiento de Tinder. Se llama Rubén, tiene una peca en la mejilla izquierda, tiene un culo como las piedras y está estudiando un curso de chapa y pintura. Ayer me dijo que fuéramos a pasear por la playa y hacer unas fotos. Después del paseo nos morreamos a loco y yo he acabado con las bragas en los  tobillos y el sujetador por las ojeras. ¡Lo que da de si el Tinder hijas mías!

oralsex

Mientras él andaba entretenido de lo lindo entre mis piernas abiertas de par en par y haciendome cositas lindas y prohibidas en misa, ya le decía yo al majete de Ruben (así se llama el hombretón)…

Ahora te debes callar y vas a saborear el exquisito manjar que pongo en tu boca
Sé que me harás disfrutar que te vas a esmerar, lo harás, muy bien muy bien

Pero cariño no pares, tú sigue y no hables, que Dios te lo pague que lo haces muy bien
Y mientras yo me concentro, chúpalo más que ya llega el momento y lo has hecho muy bien

Ya sabéis, Semen Up – Lo estás haciendo muy bien

Aunque todavía no ha llegado la puñetera Navidad (no os emocionéis, que queda bien poco), voy a haceros un regalo. Porque sí, porque me apetece y porque os lo merecéis por aguantarme todo el año. No hace falta que me deis las gracias, ya me lo pagará Dios con un buen empotrador a lo Jason Momoa como marido e hijos molones y guapos como el buenorro de su padre que no lloren y duerman 12 horas del tirón sin dar demasiado por saco. Mi presente para estas navidades, además de mis mejores deseos sexuales para todos, es esta deliciosa playlist. Todos los temazos hablan alto, claro y sucio del arte de chupar y mamar. Un poquito de rock y pop por aquí, un poquito de rap y r&b por allá, y otros impagables descubrimientos que, aunque vosotr@s no lo sepáis, hablan sin lugar a dudas sobre esos gustos de final. Sino,fijaos en la lera y leed entre líneas.

Ahora amigas toca desestresarse, desconectad. Poneos en modo relax, servíos una copichuela, poned los altavoces a tope de power y que se joda el vecindario. Gozárosla con las mejores canciones concebidas para honrar el sexo oral. ¿Chupado, no?

Empecemos por una fémina de armas tomar que pide que le den lo suyo y lo de su prima sin que le tiemble la voz. Lil’ Kim insiste en clave de rap en recibir igualmente. “I don’t want dick tonight/Eat my pussy right”/ “Hoy no quiero polla/Cómeme bien el coño”. También canta “You ain’t lickin’ this, you ain’t stickin’ this”/”Si no me lo chupas, no me la metes”. Y se queda tan pancha. Ole tu chichi rapero.

Aerosmith – Love in an elevator


The Jesus And Mary Chain – Just Like Honey

Missy Elliott – Work It

Bryan Adams – Summer of 69

Kiss – Lick it up

Judas Priest – Eat me alive

Jeffrey Lewis – Chelsea Hotel

Madonna- Like A Prayer 

Lou Reed- Walk on the Wild Side

The Smiths – Reel Around The Fountain

Gotthard – She goes down

Y la que más me pirra de todas.

Drive – Melissa Ferrick

Ahora es cuando vais a empezar a sudar, como dice la profe neoyorkina a sus alumnos en esa escena de la primera clase de Fama. Con esa voz femenina tan ahumada y velada, esta es, tal vez, la oda sáfica más sexy que ha rozado el límite del mainstream. Si quieres esto, no tienes que preguntarme. Lo que quieras, no tienes que preguntarme. Para sudar de puro delirio.

Espero que sepáis saborear esta playlist como toca. Con final feliz.

lovelace

Y chúpate esa. ¡Feliz Sexo!

NO CREO EN LA CIENCIA, SÓLO EN EL AMOR, LA MÚSICA Y EL SEXO. P.D.:Y EN TODOS SUS COMPAÑEROS DE VIAJES

Sígueme en:

Twitter https://twitter.com/PepitaLaNuit

Instagram https://instagram.com/pepitalanuit